Bonsai en Maceta

La maceta ayuda a darle valor al bonsái si esta se sabe elegir adecuadamente.

En este artículo podrás ver las características más relevantes del bonsái en maceta y todo lo relacionado con el manejo de las semillas.

Cuidados del bonsái en una maceta

Ante todo, se requiere elegir una maceta que sea apropiada para nuestro bonsái. Es aconsejable que esta sea de cerámica, estable y tenga suficientes agujeros para facilitar el drenaje. No olvides que el tamaño de la maceta debe estar de acuerdo con el bonsái que vamos a sembrar.

La maceta, además ayuda a destacar la parte estética de nuestro bonsái.

cuidados del bonsai en macetaPara plantar el bonsái en la maceta te sugiero empezar por colocar un trozo de tela de nylon sobre el agujero del fondo y luego extender una pequeña capa de arena para facilitar el drenaje. Encima coloca tierra y deposita la planta con las raíces extendidas sin que sobresalgan en la maceta.

Cubre las raíces con más tierra y haces presión en toda la superficie.

Una vez sembrado el árbol en la maceta la sumergimos en un recipiente con agua para que la tierra quede bien empapada y luego dejamos escurrir.

Cuando pensamos en sembrar un bonsái en maceta también tenemos que definir si lo vamos a hacer como árbol aislado y en este caso hay que sembrarlo en el centro de la maceta.

Si la decisión es sembrar un bosque en miniatura hay que contar con una maceta poco profunda y consiste en sembrar varios árboles, los cuales deben ser de especies que puedan vivir en grupo.

El bosque debe tener un número impar de arbustos. Al sembrarlos cuidar que no queden alineados, tampoco sembrados en las esquinas. Es mejor agruparlos de forma natural y asimétrica.

El árbol dominante debe quedar en el centro y los más débiles a los lados.

A continuación, como en todos los bonsáis, es recomendable colocar la maceta en un lugar donde reciba suficiente luz solar y un riego que garantice la humedad necesaria.

Semillas de bonsái

Una forma de comenzar un cultivo de bonsái es a través de semillas, las cuales se pueden adquirir en centros especializados de botánica. Pero también lo puedes hacer por medio de semillas silvestres.

Las semillas silvestres son más fuertes y sobreviven al viento y a la nieve.semillas del bonsai

Estas semillas naturales se desarrollan adecuadamente y llegan a ser plantas en miniatura que van a formar un buen bonsái en poco tiempo si se le cultiva de manera adecuada.

Como su nombre lo indica las semillas silvestres las podemos encontrar en la naturaleza, si las sabemos cuidar van a llegar a darnos buenos resultados porque la planta va a ser igual a la que produjo la semilla.

Hay que tener cuidado con las semillas que se elijan porque algunas germinan muy pronto y otras necesitan más tiempo o de algunas condiciones de temperatura y de luz.

Una vez escogidas las semillas hay que sembrarlas con cuidado de no hacerlo con semillas de distintas especies porque las condiciones de agua, luz y temperatura pueden variar.

Luego procedemos a preparar el sustrato, el cual debe estar formado a partir de compost vegetal, turba y arcilla.

El lugar donde vayamos a poner la maceta debe tener una buena iluminación. Además, el lugar elegido para colocar el semillero ojalá quede cerca para no olvidarnos de mantener el sustrato húmedo.

semillas del bonsai

Para el proceso de siembra llena el recipiente hasta la mitad y distribuye las semillas de tal manera que queden separadas entre sí. Luego las cubres con una capa de sustrato cuidando de que las semillas queden en contacto con la tierra y luego procede a regarlas.

Antes del riego se recomienda colocar en la superficie una lámina de papel secante con el objetivo de que las semillas no se muevan o queden al descubierto. Este papel secante lo retiramos antes que surjan los primeros tallos.

Otros Artículos Interesantes